Las suscripciones y el pago digital crecen en el último año

La pandemia nos ha traído muchos cambios y modificaciones en nuestra conducta y costumbres. Una de las cosas que ha cambiado de manera significativa es la manera en la que usamos nuestro dinero. Hemos dejado de usar efectivo, por todo lo que implica el riesgo de intercambio de monedas y billetes, para acostumbrarnos, de una vez por todas, a la tarjeta. Además, 2020 también ha sido el año en el cual los servicios de suscripción han alcanzado su máximo nivel de éxito.

El dinero en efectivo ya tenía los días contados y, en los últimos años, se había visto muy amenazado por el éxito que han tenido las aplicaciones de pago con el móvil. Apple Pay, Samsung Pay y otros servicios similares han conseguido instaurarse en el día a día de los usuarios de una manera muy efectiva.

Poco a poco nos hemos acostumbrado a usar estas apps de pago, a dividir las cuentas con aplicaciones, a enviarnos pequeñas cantidades de dinero entre amigos… todo ello está pasando y cada vez de una manera más sencilla.

Además de esto, hay otra tendencia que se ha visto potenciada en el año 2020 en España: la de las suscripciones. Cada vez nos suscribimos a más cosas. Empezamos con Netflix, pero paso a paso se ha ido posicionando como un tipo de servicio que nos gusta por la comodidad y relajación que proporciona. Es decir, si nos podemos suscribir a una panadería para que nos traiga pan todas las semanas, ¿no es algo realmente cómodo? Y este es solo un ejemplo de los muchos servicios que se han puesto en funcionamiento.

El del envío del pan se combina con suscripción para recibir agua o incluso las suscripciones digitales que se pueden contratar para acceder a los periódicos o revistas online. Eso sí, hay que tener cuidado con no suscribirnos a tantas cosas como para que, a final de mes, ya tengamos la mayor parte del sueldo gastado.

Deja una respuesta