Netflix, Zoom y compañía sufren tras el fin de la pandemia

Todo lo que sube, baja. Esa ley se aplica de una manera máxima a absolutamente todo, incluso a empresas cuyo valor en Bolsa se había disparado en los últimos años. Netflix, entre otras, se ha encontrado con que el final de la pandemia ha significado también el final de su crecimiento de valor. Las acciones de la empresa se han desplomado más de un 20% después de hacerse públicos sus últimos datos y las previsiones oficiales que administra la entidad.

Esta situación se repite en la mayor parte de los casos de empresas que vivieron un gran crecimiento debido al coronavirus. Por ejemplo, Zoom y Meta también se han encontrado en la misma situación. Tras el inicio de la vuelta a la normalidad, las cifras de estos servicios se reducen porque ya no son tan requeridos por parte de la sociedad.

El mundo está volviendo a salir de casa y a retomar un día a día más normal, de manera que no hay que pasarse 12 horas al día viendo Netflix ni hacer todas las reuniones con videollamada de Zoom. Eso, por supuesto, ha repercutido en las cifras de nuevos usuarios y suscriptores que tienen esos servicios. Y esa caída en las previsiones ha provocado que el valor de las acciones se reduzca.

Al fin y al cabo, no es raro que una gran cantidad de los inversores de Netflix hayan decidido vender en verde justo en el momento en el que se iba a desplomar la gráfica. Ha sido una consecuencia obvia y algo que ya se imaginaban quienes estuvieron vendiendo sus acciones días antes de que el servicio compartiera sus últimas cifras oficiales.

Ahora está por ver cómo surfean estas olas las empresas afectadas y si acabará pasando factura a la calidad del servicio que ofrecen. La buena noticia es que muy posiblemente, aunque las previsiones de los analistas eran muy optimistas, en Netflix y compañía ya se esperaban este golpe.

Deja una respuesta