Los secretos de las mentes millonarias

En teoría, cada vez hay más ricos en el mundo y la fórmula es realmente sencilla: ganar más y gastar menos. En la práctica es mucho más difícil de lo que parece…

La mayoría de la gente “normal” tenemos mucha debilidad cuando se trata de ahorrar dinero, pero hay ciertos trucos mentales impresionantes que podrían ayudarle a mantener el dinero en su bolsillo hasta el día siguiente.

Piense en sus ahorros en términos de la cantidad de de dinero que gastan semanalmente. Haga una estimación de la cantidad de dinero que necesita para vivir durante un año y luego rompa esa suma en semanas dividiéndolo por 52, con esto va a conseguir un objetivo tangible para empezar a ahorrar ya que semana que gaste menos, semana que habrá conseguido ahorrar.

Renuncie a cosas para ahorrar dinero, ya sea el almuerzo, una cerveza en el bar con los amigos e incluso el tabaco puesto que supone una gran suma de dinero al año. Es decir, cambie su actitud y empiece a “saborear” el ahorro en lugar de “darse por vencido.” No piense que tiene que cambiar su estilo de vida, sino simplemente cambiar la frecuencia de sus gastos innecesarios. Intente ir solo una vez al cine en lugar de 4, es mucho mas fácil psicológicamente decirse a sí mismo que no hay que renunciar a nada, tan solo bamos a bajar la frecuencia de gasto.

Recuerde que cuando no está ganando está gastando. La sensación de perder dinero es mucho más dolorosa de lo que creemos y una vez tengamos eso claro habremos avanzado muchísimo.

Practique la “prueba extraño.” Esta prueba consiste en decidir si debe hacer una compra o no, es decir, imaginar un desconocido que le ofrece un producto y el dinero que se necesitaría para comprarlo en ese momento. Si no acepta la compra tendrá ese dinero en su bolsillo e irá directo a la hucha puesto que no tenía necesidad real de gastarlo.

El dinero de sus presupuestos son atractivo y es irresistible cuando se va las compras, sobre todo para la ropa. Si está dudando en hacer una compra piense lo siguiente: “¿Necesito realmente cambiar de vestuario ahora mismo?” Si no está lo suficiente motivado en ese momento, no se molestará en comprarlo.

Nunca gaste las monedas sueltas, intente siempre meterlas en una hucha porque al cabo de los meses no se imagina la cantidad de dinero que puede llegar a ahorrar. También es importante no llevar tarjetas de crédito o débito encima sin o es realmente necesario, pasar la tarjeta por un datáfono no se nota pero en su cuenta bancaria el dinero baja y no imagina cuánto…

Si memoriza y siga al pie de la letra estos pequeños trucos que le recomendamos no tardará en ver resultados, tan solo hay que tener paciencia y no olvidarse nunca de ellos.